12/08/2017

What can I, A poet do? / Qué puedo yo, un poeta, hacer?






WHAT CAN I, A POET, DO?

(c) Antonieta Villamil



I, a poet can point my pen to denounce

what is wrong in society.



I, a poet can keep on writing

to render testimony of our times

and of the conscience of my community.



I, a poet can use my voice

against self-destruction and corruption.



And beyond the idea of revolution,

I, a poet, am engaged in re/evolution

toward a better world for all.



I, a woman poet, am engaged

in the visionary work of creating, of writing

a world that is not a product of war.



A world imagined from

the ancient experience of simple living

in an environment of advanced thinking;



a multi-diverse society created-written

from dialog, cooperation, solidarity and love.





QUÉ PUEDO YO, UN POETA, HACER?

(c) Antonieta Villamil



Yo, un poeta puedo apuntar mi boligrafo para denunciar

lo que es erróneo en nuetra sociedad.



Yo, un poeta puedo seguir escribiendo

para rendir testimonio de nuestro tiempo

y de la conciencia de mi comunidad.



Yo, un poeta puedo usar mi voz

en contra de la autodestrucción y la corrupción.



Y mas allá de la idea de revolución,

yo, un poeta, estoy comprometido en re/evolución

hacia un mundo mejor para tod@s.



Yo, una mujer poeta, estoy ocupada

en el visionario trabajo de crear, de escribir

un mundo que no es un producto de la guerra.



Un mundo imaginado desde

la experiencia ancestral de una vida simple

en un ambiente de pensar avanzado;



una sociedad multi-diversa creada-escrita

desde diálogo, cooperación, solidaridad y amor.


8/20/2017

Poesía colombiana hacia el siglo XXI / Mujeres Poetas Contra La Discriminación




Se encuentra en circulación el segundo tomo de ‘Poesía colombiana del Siglo XX escrita por mujeres’, una antología de poemas escritos por poetas que nacen a partir de 1950.  Hablamos con Antonieta Villamil una de las autoras en la antología.

Por: Américas Poets Society APS
Los Ángeles California, Sábado 19 de Agosto de 2017.

SPA: Por costumbre celebramos la publicación y llegada de un libro. Si es una antología no hacemos la pregunta ¿Por qué tan pocas mujeres en las antologías?  ¿Es que no hay mujeres escritoras en latinoamérica, en Colombia?  Nuestra sorpresa ha sido grata al ver y leer tanta riqueza y profundidad, tanta historia en estos dos tomos de poesía que son apenas una muestra antológica de la poesía colombiana.  Antonieta Villamil cuéntanos más de esta antología.

AV: Ante todo me siento agradecida por aparecer en esta antología y sé del exhaustivo esfuerzo de los editores y lo celebro… A juzgar por los libros que llegan de latinoamérica hacia Estados Unidos no imaginamos la riqueza y diversidad de voces en este caso en poesía. Es un retraso y una regresión ver en una antología de poesía de cualquier país de latinoamérica que la mayoría es poesía escrita por hombres con una indignante cuota de 5% conformado por mujeres escritoras como para cumplir con un patrón que denota discriminación.  Para contestar esta pregunta quiero transcribir aquí las palabras de Guiomar Cuesta, Coeditora con Alfredo Ocampo Zamorano de los dos tomos de Poesía colombiana del Siglo XX escrita por mujeres’, quien en una contundente afirmación nos dice:  “Sí, cuando surge la iniciativa de reunir el trabajo de las poetas colombianas, llegamos a recoger cerca de mil poetas.  Arrancamos con Agripina Montes del Valle, que nace en 1844 y en 1880 ya era rectora de una universidad. Fue una mujer muy adelantada a su tiempo, …estas mujeres iniciadoras eran cultas y autodidactas.  También repasamos, entre muchas otras, la obra de poetas como Margarita Gamboa. Hay algo curioso: siempre pensamos que la poesía erótica había empezado con Laura Victoria, de Boyacá, pero cuando vamos a ver a Margarita Gamboa, que nace unos años antes, fue en realidad Margarita la iniciadora de ese género en Colombia, con una poesía de belleza, ritmo y fuerza impresionantes. Y es increíble que ella, en esa época, se dedicara a leer públicamente su poesía no solo en Cali sino en Armenia. Allí irrumpía en las salas con la lectura de algo tan novedoso en ese momento. Ese es un poco el espíritu del primer tomo”… o sea, estos editores de Apidama Cuesta y Ocampo Zamorano rescatan la voz de la mujer que escribe de la misógina manía de quienes te conocen y saben que existes, que insistes en el oficio de escritora, de poeta que no es fácil y se hacen los de la vista muda y las manos ciegas.  Guiomar Cuesta y Alfredo Ocampo Zamorano sacan de la violencia del olvido, la obra de mujeres de las que nunca hemos oído o leído como Emilia Ayarza de Herrera que nació en 1921 y murió en Los Ángeles en 1966, Janet Núñez Marroquín contemporánea mía que vive en España y ha construído una obra de toda una vida, para nombrar apenas a quienes como yo les tocó desplazarse hacia otros países y somos extranjeras inmigrantes en el lugar donde vivimos, extranjeras emigrantes del lugar que nos vió nacer, talvez porque habitamos una casa hecha a tesón de pluma al viento…

SPA: Apareces publicada en el segundo tomo, que abarca a las poetas nacidas en la segunda mitad del siglo XX en Colombia.  ¿Porqué insistes en que es aquí en antologías como estas donde encuentras una forma de llegar y en tu caso de volver a Colombia?

AV: Quiero dejar constancia de la respuesta de Guiomar Cuesta que es otra axiomática afirmación:  “Sí. En el primer tomo habíamos llegado hasta 1949, es decir, hasta la ruptura que hubo a partir del 9 de abril. En este segundo tomo empezamos a hablar de mujeres nacidas a partir del 50, es decir, Matilde Espinosa, Meira Delmar, Maruja Vieira... Aquí la gran coyuntura, la que tiene una gran influencia en su visibilización, es el Año Internacional de la Mujer, en 1975.  Fue la primera chispa que nos llegó mostrándonos qué es lo que estaba pasando en el mundo con la mujer.  Fue realmente en la década del 70 que las mujeres colombianas empezamos a entrar masivamente a la universidad, se empezó a hablar de género, se creó el grupo Mujer y Sociedad de la Universidad Nacional y posteriormente el de la Universidad del Valle.  Era una época de doble juego: aparentemente todos estaban de acuerdo en que la mujer ocupara otros espacios distintos al hogar, pero en el fondo no se quería que saliéramos a trabajar porque los niños se iban a enfermar y los jóvenes se volverían drogadictos, había una posición muy contradictoria. Es entonces cuando surgen estas mujeres de una gran fuerza poética. Mujeres que son capaces incluso de hablar de sus contextos de violencia, cosa que no habían hecho muchos hombres”.  Por esto digo que aparecer publicada en esta antología es una forma de llegar a Colombia, por esta antología que es un ejercicio de justicia histórica, es en antologías como esta donde encuentro una forma de volver a Colombia a pesar del exilio impuesto por circunstancias ajenas al deseo propio o dictadas por situaciones económicas, y de reafirmar mi oficio como poeta, de expresar en poesía el tiempo y las circunstancias que me han tocado vivir y de insistir en que las voces que han sido acalladas por tantas formas de violencia, sean excuchadas.

SPA: ¿Por qué es diferente esta de tantas otras antologías?

AV: Esta antología es diferente de otras antologias de poesía colombiana, primero porque surge de un gran vacio. De una gran carencia y de la reiterada negación del espacio en antologías para lo que escriben las mujeres en Colombia.  Surge como respuesta a un silencio de siglos y de una sistemática discriminación a la poesía escrita por mujeres en Colombia.  Surge como una protesta y un ¡YA BASTA! a la actitud de patriarcal paternalismo, a la falta de respeto, de apoyo, de publicación, de lugares de expresión que ha sufrido la mujer poeta a lo largo de nuestra historia.  A la falta de inclusión y de nombrarnos por nuestro nombre, para dejar que sea el público, oyente o lector quién decida en últimas quienes o en cuáles de aquellas voces se sienten reflejados o quiénes a su gusto representan su humana experiencia expresada en poesía.  Segundo y aparte de la justicia poética implícita con el acto de publicarla, para mostrar la gran diversidad y logro de nuestras letras y porque para avanzar hacia lo posible del futuro debemos conocer nuestro pasado que hasta ahora siempre ha sido una historia oficial incompleta hecha a imagen y semejanza de una voz mutilada e incompleta porque su multiplicidad ha sido silenciada.

SPA: ¿Qué tanto puede influí esta antología en la divulgación de la poesía hecha por mujeres en Colombia?

AV: Pienso que el hecho de que los editores Guiomar Cuesta y Alfredo Ocampo apostaron a realizar una rigurosa investigación de años y luego pasaron por todo el proceso de selección y edición de la antología, ya de por sí es un triunfo.  Se enfrentan despues a los canales de difusión y distribución pero contamos con la solidaridad de las mismas poetas para con este esfuerzo y con la internet.  Yo por mi parte me propuse difundirla. Nombrarla (por aquello de que lo que no se nombra no existe) y presentarla.  No dejar que la ninguneen que la nadienieguen, no dejar que el silencio de los anaqueles la deje como una antología más. Continuar nuestra labor y ayudar con esfuerzos como los del Encuentro de Mujeres Poetas de Roldanillo, de Cereté del que por tantos años hemos sabido y soñado con poder hacer el tiempo para asistir.  Con la difusión en nuestros blogs de notas, prólogos, entrevistas como ésta.  Ofreciéndola a la crítica para que haga lo propio. Realizando presentaciones basadas en sus páginas y sintiéndome partícipe por que lo soy.  Y sobretodo por lo que dice nuestra visionaria Guiomar Cuesta, porque… “Veo que es una forma de recoger esas voces, de conocernos, de intercambiar, y de ir madurando, porque nadie solo logra nada”.  Guiomar Cuesta ve cómo van llegando las mujeres Afrocolombianas con obras completas y con noticias de otras que ya murieron pero dejan testimonio de su trasegar en obras que nunca vieron la luz de la publicación, las mujeres de nuestras Primeras Naciones que escriben en idiomas que deberían ardernos en las venas, y las jóvenes voces de ciudades y pueblos que llegan con sus primeros poemas…

SPA: Esta es una pregunta que encontramos en una entrevista tomada de NTC. Y la hacemos aquí para reiterar no solamente en lo novedoso de la pregunta sino en la urgencia que expresa: El libro incluye el contexto sociológico de las poesías. ¿Cómo surgió la idea?

AV: Es sencillamente una idea genial por las posibilidades que implica. Aquí transcribo la respuesta de Guiomar Cuesta a NTC: “Alfredo Ocampo Zamorano, coautor del libro, es doctorado en sociología en la Universidad de Columbia. Sin embargo, ya era poeta para cuando realizó su doctorado. Entonces se le ocurrió encaminarse por el tema de la sociología de la literatura y vincularlo a las problemáticas del desarrollo del país. De ahí que quisimos no solo hacer la antología sino hablar de su contexto"... Pienso que el contexto sociológico de las poetas y de lo que escriben significa el rescate de la memoria histórica de nuestro pueblo, es un camino hacia una paz sostenible y una rotunda afirmación de nuestra posición no sólo de nuestra capacidad creativa y pensante sino de escribir en poesía que de acuerdo a la definición de Platón es el híbrido entre la filosofía y la música, lo reitero, escribir en poesía la historia de nuestra tierra (y aquí digo tierra y no patria), mi tierra. mi terruño encantado, mi a/dorada Colombia.

SPA: ¿Qué agregarías a esta pregunta de: ¿Qué le falta al mundo de la poesía de mujeres?

AV: Primero que la pregunta no es filosóficamente hablando apropiada porque en mi opinión afirmar el asunto de poesía de mujeres es una negación.  En esta pregunta hay en mi ipinión una discriminación fundamental arquetípica.  Hay poesía de mujeres? Es la poesía de hombres? En el terreno de las etiquetas y más las genéricas que se pueden utilizar para discriminaciones, yo me sitúo en el terreno andrógino para ser justa e inclusiva de todos los géneros humanos que deben considerar a los hombres en cuerpo de hombre, a las mujeres en cuerpo de mujer, a las mujeres en cuerpo de hombre o a los hombres en cuerpo de mujer.

Pienso que la poesía no es ni masculina ni femenina; que trate todos los temas de la experiencia humana es otra cosa, pero ponerle etiqueta de zapaticos rojos con faldita a la poesía me resulta tan maquiavélicamente odioso como ponerle cabeza de hombre con un condón de sombrerito. Para ser más concluyente, la poesía es escrita por hombres y mujeres y a través del vehículo de la poesía hay campo para muchos temas. Y agrego lo que dice Guiomar Cuesta: “Vamos ganando terreno. Pero nos falta reconocimiento, …porque hay muchas más mujeres escribiendo poesía en Colombia”. Además porque antología es sinónimo de selección, de muestra y no de absoluta inclusión de la gran variedad de poetas que escribieron y escriben poesía en nuestros días.  Sí me gustaría personalmente, que una antología de poesía escrita en Colombia sea equitativa muestra de la gran diversidad y talento que tenemos.

SPA: ¿A quienes más te gustaría encontrar en una antología de poetas de Colombia en un futuro?

AV: En una antología de poetas de Colombia, aparte del número equitativo entre hombres y mujeres, me gustaría ver reunidos a poetas nacidos en la década del 60 que es la década en la que nací.  Es una época poco estudiada, con grandes vacíos y exclusiones. Hay poetas que murieron jóvenes y no alcanzaron a desarrollar una obra, otros viajaron al exterior por razones tan complicadas como el desplazamiento de las ciudades hacia el exterior, las formas de violencia entre ellas socioeconómicas, discriminaciones geográficas aparte de las genéricas, entre muchas otras… Yo leo a algunos que encuentro agolpados con los nacidos en el 50 y a otros en antologías de décadas posteriores como la del 70, o nacidos en el 60 porque comenzaron a publicar el los 80 y a pesar de que antología no es sinónimo de generación, si me gustaría ver publicada una antología que muestre esas voces, porque es sencillamente una época de desaparición, de desvande, de exilio y desplazamientos forzados y sobretodo que incluya a los que vivimos en el exterior y para que quede constancia del precario quehacer y desplazada voz de poetas nacidos en la década del 60 en Colombia.

SPA: Para finalizar, regálanos ese o esos poemas con los que llegas a Colombia a través de la antología:

AV: No me atrevía por ser reciente la antología pero ya pasó más de un año que es el tiempo legal para que la publicación revierta el derecho de autor a publicar en espacios cómo este y con el espíritu de colaborar en la difusión de la antología y de que sus páginas lleguen a todos los rincones de la tierra. Antes, pego aquí las últimas noticias que encuentro en el blog de www.apidama.blogspot.com 

GRAN ANTOLOGIA DE POETAS COLOMBIANAS DEL SIGLO XX

153 mujeres poetas, nacidas entre 1950 y 1989, y que a la fecha han publicado 490 poemarios fueron incluidas en la gran antología de Poesía Colombiana del Siglo XX escrita por Mujeres, luego de estudio y selección realizada por Guiomar Cuesta Escobar y Alfredo Ocampo Zamorano y publicada bajo el sello de Apidama Ediciones.

Se trata del segundo tomo de la colección que incluye a las poetas nacidas o residentes en Colombia a partir de 1950, el cual será presentado en el Salón Tomás Carrasquilla el domingo cuatro de mayo, de 2:00 a 4:00 pm, en desarrollo de la Feria Internacional del Libro de Bogotá.

Según Guiomar Cuesta: “Con este tomo de Poesía Colombiana del Siglo XX escrita por Mujeres se completa la labor iniciada en 2013, cuando fueron incluidas 84 poetas autoras de 454 poemarios publicados”.

De las 153 poetas incluidas en la antología, 32 son oriundas de la Costa Caribe colombiana, 34 de la Costa Pacífica, 36 de Bogotá, 25 de Antioquia y el Eje Cafetero y dos de Santander. Así mismo, 16 poetas residentes en el exterior y ocho poetas fallecidas.

De acuerdo con Guiomar Cuesta, este libro es demostración del oficio de poetas que ellas han ejercido durante todas sus vidas. “También es clara y evidente la intención y el logos poético de cada uno de sus poemas. Su dicción es amplia y muy variada, con voces múltiples de gran riqueza. La evolución del nuevo canon poético está siendo impulsada hoy día, y desde hace muchos años, por las Mujeres Poetas, quienes actualmente producen y publican más que sus congéneres hombres. Con estos dos volúmenes de Poesía Colombiana del Siglo XX, escrita por Mujeres, se escribe una nueva historia de nuestra Literatura”.

En resumen, en los dos tomos fueron incluidas 237 poetas con 944 libros de poemas publicados. “Consideramos estas cifras como contundentes”, asegura Guiomar Cuesta.

LAS AUTORAS
Radicadas en el exterior

Amparo Lucía Ramírez Rivera (Amparo Flury). Nació en Bogotá y reside en Suiza.
Andrea Naranjo Merino. Nació en Cali y reside en los Estados Unidos.
Ángela García Nació en Medellín y reside en Suecia.
Antonieta Villamil. Nació en Bogotá y reside en Los Ángeles, California, Estados Unidos.
Clara Eugenia Ronderos Torres. Nació en San Gil, Santander; y reside en Estados Unidos.
Elizabeth Constaín Ruales. Nació en Popayán y reside en Ecuador.
Elsa Moreno Pizarro. Nació en Bogotá y reside en California, Estados Unidos.
Flavia Falquez. Nació en Barranquilla y reside en Granada, España.
Lauren Mendinueta. Nació en Barranquilla y reside en Portugal.
Luisa Ballesteros Rosas. Nació en Boavita, Boyacá. Radicada en París, Francia.
María de los Ángeles Popov. Nació en Roldanillo, Valle. Radicada en los Estados Unidos.
Mayra Margarita Mendoza Torres. Nació en Cartagena y reside en Buenos Aires, Argentina.
Miryam Alicia Sendoya Guzmán. Nació en Ibagué, y reside en Santiago de Chile.
Myriam Montoya. Nació en Bello, Antioquia; y reside en París, Francia.
Pilar Zalamea Kimbrell. Hija de colombianos. Nació en Nueva York, Estados Unidos.
Sonia Solarte Orejuela. Nació en Cali y reside en Berlín, Alemania.

De Bogotá DC: Amparo Osorio, Ana Fernanda Mendoza, Camila Charry Noriega, Carolina Dávila, Carolina Gómez Gómez, Claudia Aguilera Neira, Cristina Maya, Eugenia Sánchez Nieto (Yuyín), Gloria Díaz Salom, Luisa Fernanda Trujillo Amaya, Luz Ángela Caldas, Luz Helena Torres, María Clara González de Urbina, María Gómez Lara, María Mercedes Lafaurie Villamil, María Tabares, Matilde Frías Navarro, Paola Cataño, Patricia Rey Romero, Renata Durán (María Victoria Durán Restrepo), Rocío Cabanzo de Ponce de León y Sandra Uribe Pérez. Así mismo, las poetas nacidas fuera de la capital, pero residenciadas en ella: Ana Mercedes Vivas, de Cali, Beatriz Restrepo, de Medellín; Georgia Kaltsidou, de Thessaloniki, Grecia; Graciela Maglia, de Bahía Blanca, Buenos Aires; Guiomar Cuesta Escobar, de Medellín; Jenny de la Torre Córdoba, de Barranquilla; Lilia Gutiérrez. Riveros, de Macaravita, Santander; Liliana Gastelbondo Bernal, de Ibagué; Luz Helena Cordero Villamizar, de Bucaramanga; Luz Mary Giraldo, de Ibagué; Mery Yolanda Sánchez, de Guamo, Tolima; Piedad Bonnett, de Amalfi, Antioquia; Sonia Truque, de Buenaventura; y Yirama Castaño Güiza, de Socorro, Santander.

De Antioquia: Catalina González Restrepo, Claudia Cecilia Trujillo Barrera, Conny Rojas, Cristina Toro, Eliana María Maldonado Cano, Gloria María Bustamante, Gloria Posada, Inés Posada, Liana Mejía, Lucía Estrada, María Berenice Pineda, María Cecilia Muñoz Galeano, María Elena Quintero, Marta Quiñónez, de Apartadó; y María Clemencia Sánchez, de Itagüí. Así mismo, las poetas nacidas fuera de Medellín, pero residenciadas en ella: Lucía Donadío, de Cúcuta; Esther Fleisacher Cohen, de Palmira, Valle; Laura Camila López Velázquez, de Bogotá; y Anna Francisca Rodas (Tuti), de Puerto Mosquito, Cesar.

De Atlántico: Carmen Peña Visbal, reside en Bogotá; Everlyn Damiani Simmonds, reside en Bogotá; Lilián Pallares, Lya Sierra González, Martha Alonso Osorio, Mónica Gontóvnik, Mónica Saad, Nora Carbonell, Nora Rosado Puccini, Susana Jiménez Palmera, Tallulah Flórez y Ubaldina Díaz Romero.

De Bolívar: Dora Isabel Berdugo, Eva Durán, Hortensia Naizzara Rodríguez, Lidia Corcione Crescini, Nena Cantillo, Ruth Patricia Diago Suárez, Tania Maza Chamorro, Muris Cueto Mercado, de San Cristóbal; y Solmery Cásseres Estrada, de Palenque de San Basilio.

De Córdoba: Ela Cuavas, Gudiela Milena Paternina y Clavelia Arana del Rosal, nacida en Costa Rica.

De La Guajira: Betsy Barros Núñez, Lindantonella Solano Mendoza y Solenys Herrera Fernández.

De Magdalena: Monique Facuseh.

De Sucre: Alexandra Adress Guzmán (Betty Garcés), de Tolú; y Margarita Vélez Verbel, de Corozal.

De Santander: Idania Ortiz Muñoz, de Bucaramanga; y Andrea Cote, de Barrancabermeja.

De Caldas: Ana María Gómez (Penélope), Ana María Robledo Jaramillo y Juana María Echeverri Escobar.

De Quindío: Martha Elena Hoyos, de Bucaramanga; y Bibiana Bernal, de Calarcá.
De Risaralda: Colombia Truque Vélez, nacida en Bogotá.

De Valle del Cauca: Adalgiza Charría Quintero, Alba Lucía Tamayo García, de Tuluá; Amparo Romero Vásquez, Ana Milena Puerta, Ana Milena Lucumí, Clara Schoenborn, Cristina Eugenia Valcke Valbuena, Elizabeth Vejarano Soto, Elvira Alejandra Quintero, Gloria María Medina Jiménez, Julia Simona Guerrero (Alba Ximena Gutiérrez Santander), Lyda Cristina López, de Ginebra; María Elena León García, de Versalles; María Fernanda Ceballos Calvache, María Teresa Casas Figueroa, Martha Cecilia Calle Gaviria, de Sevilla; Margarita Mejía, de Palmira; Meisy Correa Hernández, de San Pedro; y Orietta Lozano. Así mismo, las poetas nacidas fuera de Cali, pero residenciadas en esta ciudad: Ángela Tello González, de Santander de Quilichao; Judith Rodríguez Castro, de Tocaima, Cundinamarca; Martha Patricia Meza, de Salamina, Caldas; Mercedes Mejía, de Barranquilla; Natalia María Ramírez López, de Bogotá; Patricia Inés Jaramillo Tangarife, de Bolívar; y Elcina Valencia Córdoba, de Puerto Merizalde, Buenaventura.

De Cauca: Hilda Inés Pardo, Mary Edith Murillo y Matilde Eljach.

De Nariño: Lydia Inés Muñoz (Anacaona), Myriam Jiménez Quenguan, Piedad Figueroa, de San Pedro, Potosí; Martha Cecilia Ortiz Quijano, de Tumaco; y María Isola Salazar, de Túquerres. Reside en Bogotá.

Fallecidas: Amparo Marín López (Cali, 1960 - Cali, 1999); Belén Morillo (Galicia, España - Bogotá, 2001); Yvonne América Truque (Bogotá - Canadá, 2001); Liliana Cadavid Sanmiguel (Bogotá, 1960 - Bogotá, 2006), Clemencia Tariffa (Cesar, 1959 - Santa Marta, 2009), Edelma Zapata Pérez (Cesar, 1954 - Bogotá, 2010), Marta Sepúlveda (Bogotá, 1957 - Bogotá, 2010), Piedad Morales (Puerto Berrío - Medellín, 2012).

Faltan: Valentina Lara, Janet Nuñez Marroqin, Tatiana De La Tierra, Ivonne Sanchez Barea,

Nota: Si conoces a una poeta de Colombia que no ves en esta lista, por favor notifícanos. Gracias!

_______________________
Poesía Colombiana del Siglo XX escrita por Mujeres
ISBN 978-958-8416-25-0 - Valor: $ 80.000,oo
Páginas: 700 - Tamaño: 16 x 23
Año de publicación: Mayo, 2014

8/11/2017

The Border Crossed Us An Anthology to End Apartheid winner of the International Latino Book Award. Review by Gerald Padilla




THE BORDER CROSSED US: AN ANTHOLOGY TO END APARTHEID (2015), edited by Mark Lipman and published by Vagabond Books. 

Poemas de Antonieta Villamil: Pages 31-33. Poems: The Empire for 1 Poem / El Imperio por 1 Poema (Traducción de la autora), Migration Fields (Originally written in English).

The Border Crossed Us
An Anthology to End Apartheid

Whether you believe in ars gratia artis or see art inextricably intertwined with society, it is an undeniable fact that when social turmoil arises, artists will make themselves heard. This is the case of The Border Crossed Us, a poetic anthology to end the apartheid in Palestine and the U.S., where the Palestinian, Native American and Mexican people have been considered trespassers in their own land by their colonizing oppressors.

In the anthology, you will find strong and unwavering Latino voices by poets such as: Antonieta Villamil, Adela Najarro, César L. De León, Nephtalí De León as well as many more who give testimony of the strength, struggle and resistance by Palestinians, Native Americans and Latinx across the continent.

The Border Crossed Us presents an unapologetic awakening of artists who do not shy away in the face of social injustice, who decide to raise their voices for their fellow brothers in a choir that echoes Luis J. Rodriguez's words, "Free Palestine. Free Native America. Free
Mexico. Free all imprisoned nations."

Mark Lipman (editor) is a writer, poet, multimedia artist and activist. He is the recipient of the 2015 Joe Hill Labor Poetry Award and is the founder of Vagabond press.

The Border Crossed Us is a publication by Vagabond press and can be purchased through their website. Click here to purchase. 



Reviewed by Gerald A. Padilla
12/18/2016

Shared from: http://www.latinobookreview.com/the-border-crossed-us.html

6/18/2017

POETRY VIDEO: Antonieta Villamil: Poetry and song with a strong social message.



POETRY VIDEO: Antonieta Villamil: Poetry and song with a strong social message.

The surprising originality of Antonieta Villamil jumps off the page at first glance. “The break from received expectations” or the “none-grammatical” have been discussed as important elements of modern poetry (Shklovsky). The texture of her poetry continually demonstrates this tendency worked with great skill. The lyrical force is not loss; neither is lost the meaning that lies under the images.

There is an apparent contradiction in her poetry that creates an image with a strong impression in the reader, her poetry is felt, and it does not ask for logic nor explanation in the whole context of the poem, instead the meaning is left up to the reader.

Besides the technical experimentation, we find in Villamil the historical footsteps of her tormented country, that is, political poetry. Her poems of social and historical criticism are filled with a dense, metaphorical and paradoxical language. The message is not hidden; instead it requires the reader’s collaboration. Villamil lost a brother by disappearance in Colombia and this theme appears as a constant and persistent memory and testimony. 

Moreover it is evident the suffering of women; violence itself is profoundly explored in her poetry. She explores disturbing themes without losing sight of the beautiful no matter how horrible reality may be. In some poems Villamil reaches heights of erotic intensity and love which illustrates the incomparable music of her poems. The evolution towards more free forms —a mix of prose poem and verse— underlines her creative power, evermore firm and to the point.

Surprisingly, Villamil writes in English with the same ease and skill than in Spanish. She is the author of a wide and controversial work of poetry which explores visionary and testimonial territories; she gives to us an original offering in contemporary poetry. She repositions the woman poet carrying out a total affirmation of the expression of freedom. She reveals to us the word’s fire in which the determined voice of the woman poet has been molded. 

Her poetry is absolute proof that in the hands of a virtuoso poet, all loss that weighs down our lives can be put to rest through poetry, no matter how much it may hurt. We must welcome a young poet of extraordinary promise in the field of literature. Not only promise: the poetry of Antonieta Villamil is a mature contribution of the highest quality.

—Julian Palley, poet, translator, editor and essayist. University of California, Irvine; PEN West 1998.
—Translation Linda Rodríguez Guglielmoni, poet, writer, translator, editor and essayist. University of Puerto Rico, Mayagüez.

4/16/2017

Arcana de los dominios imaginantes a publication by AV Editor reviewed by Leticia Sandoval and Press Release



ARCANA DE LOS DOMINIOS IMAGINANTES
by ​Antonieta Villamil

Arcana de los dominios imaginantes is a personal anthology where Antonieta Villamil gives us 40 years of her poetry compiled into one book; a collection that contains the best of 14 titles.

She is a socially committed poet, committed with herself in making sure that those who have been silenced are heard, in making visible those who have disappeared and exploited. She writes against the darkness of society and exile, maintaining the tribal conscience alive. On the other hand, she portrays everyday scenes in a delightful manner. She weaves words into verses where we are able to see the image of our people; an ideal scene to relive our childhood, love, and eroticism.

She reads and sings, creating an energizing atmosphere throughout the pages. In her poetry and prose, she tells us the stories of her motherland, which is now all of Latin America. She creates the words needed and plays with them, demonstrating her artistic and linguistic abilities and follows her own rules. An excellent opportunity to read an entire poetic life, verse by verse, poem by poem.

------------------------------------
Antonieta Villamil (Bogotá, Colombia) received the International Poetry Prize Gastón Baquero (2001) for her book Los acantilados del sueño, and the (2012) International Latino Book Award for her book Soluna en bosque: Conjuros para invocar el amor.

Arcana de los dominios imaginantes is a publication by AV Editor.
Reviewed by Leticia Sandoval on 10/2/2016
http://www.latinobookreview.com/antonieta-villamil.html


Immediate distribution:
Please resend to printed and digital media, click on follow this blog.
Share on Twitter, share on Facebook, etc. Thank you!

AWA (Award Winning Author) ANTONIETA VILLAMIL a bilingual poet born in Colombia, with over 11 published books, brings a cross-cultural experience, performs her poetry in a reading and singing dynamic fusion.

The title AWA (International Award Winning Author) is given by Literacy Now and the Latino Book Awards for published books written by Latino authors in the United States and abroad.

The Latino Book Awards was presented in a gala ceremony at the Dominguez Hills California State University´s Ball Room on September 8th.

Antonieta wins this important recognition in the category of Poetry Anthology with the recent published book "The Border Cross Us", published by Vagabond in 2015 and, brings home a prize in the form of a tour for a year to well known Book Fairs, Poets and Writers Conferences, and Poetry Festivals of the Americas. News of the up-coming tour events will be posted.

Click on Follow this blog for more information or go to the ILBA (International Latino Book Awards) page.

Julian Palley writer, essayist and critic of the PEN West association of the USA, wrote in 1998 that “…she is an extraordinary promise in the field of literature. Not only promise: The poetry of Antonieta Villamil is a mature contribution of the highest quality.”

Website/Links/Social Networks:

https://www.amazon.com/Antonieta-Villamil/e/B001JX4SNM/
http://antonietavillamil.blogspot.com/
https://www.facebook.com/antonietavillamil
https://www.youtube.com/watch?v=8sxkI9Ix5as